Simon Bisley, Heavy metal y cómics

Simon Bisley / Heavy Metal y Cómics

Slaine el Dios Cornudo
Slaine, el Dios Cornudo

Influencias

El artista británico nace en 1962, y sus primeros trabajos los realizó, creo yo, como ilustrador de bandas ochenteras de heavy metal; Bisley siempre ha estado bastante unido a este movimiento cultural. Se aprecia claramente en sus trabajos y también en su propio aspecto físico, que parece en cierta forma uno de los personajes cañeros que dibuja y pinta.

En su página web oficial se indican como sus principales influencias artísticas a Frank FrazettaGustav KlimtSalvador DalíWilliam Turner y Richard Corben. Una gran variedad de estilos y escuelas como para hacer un un cóctel explosivo cargado de expresividad, imaginación y mala leche.

Batan, por Simon Bisley
Batman. La potente versión noventera de Simon Bisley.

Carne noventera

En los años 90 recuerdo que fui bastante admirador de este furioso artista y compraba todo lo que salía de él en esos años, tampoco era mucha la cantidad de material ya que Simon Bisley nunca se ha prodigado lo que se dice mucho en el medio del comic, al menos, no tanto como a mí, me hubiera gustado en aquella época. Me gustaba su violencia visual, esa agresividad sin complejos de músculos, tendones, armas, formas y colores y las temáticas políticamente incorrectas y salvajes. En aquella época no había los miramientos y sensibilidad (mas bien sensiblería) aburrida y enfermiza que hay ahora, ese puritanismo rancio que lo invade todo y te asfixia, había menos censura vamos… hablando claro.

¡¡ EL ÚLTIMO GZARNIANO, CLIDE; EL RAJADO ÚLTIMO HOMBRE … (THE MAIN MAN) !!

Lobo, y otras macarradas

En su «corta» y discontinua trayectoria en la industria del cómic, sus obras más destacadas son: Lobo, con Keith Giffen y Alan Grant de guionistas, muy , muy recomendable, unos cómics que me marcaron realmente… para bien y para mal, je, je, je. Slaine una historia épica de guerreros celtas, que se inició en 1983 en la famosa revista 200 AD, con guión de Patt Mills. Ha realizado además numerosas portadas míticas de series igualmente míticas como Doom Patrol, Juez Dredd, Batman, etc, etc.. Siempre espectaculares y altamente expresivas.

Sin duda, Lobo es el personaje que a través de los divertidos y bestias guiones de de Giffen y Grant, más ha contribuido a la popularidad de este autor entre los aficionados al cómic. En mi caso fue así; el impacto de los cómics de Lobo me tocó en una época en la que yo empezaba a moverme en el mundillo fanzinero en Zaragoza, y durante un tiempo mi arte comiquero estuvo bastante influenciado por Bisley.

Esta influencia se notaba sobre todo en la parodia, la exageración visual llevada al extremo, la violencia, y un cuidado detallismo y un feísmo muy expresionista a la hora de tratar el cuerpo humano, hasta arriba de esteroides por supuesto, como mandaban los cánones de la época… tanto fue así, la influencia artística que tuvo sobre mí, que recuerdo, había dos o tres compañeros míos (que ahora trabajan para la industria americana del cómic, Marvel y DC); que me solían decir: «Menos Bisley, menos Bisley», mofándose un poco (y con cierta razón, je, je…) para que me fijara más en otros autores del medio; o más clásicos o con una mejor narrativa secuencial, quizás.

En cierta manera al haber sido yo un «outsider idealista» gran parte de mi vida, me solía sentir atraído por estos artistas algo malditos e incomprendidos, aunque poseedores de una calidad bestial. Ahora en cambio, soy capaz de verlo todo desde una perspectiva más amplia y global, algo más alejado de la barrera, digamos.

Y aunque ya hace mucho tiempo que no profeso por este autor la misma admiración desmedida con respecto a sus trabajos, ya que delante de mis ojos y por la edad que tengo ya han pasado auténticas maravillas; siempre formará parte de mis favoritos de esa época, los salvajes 90, junto con Jim Lee, Frank Miller, John Byrne, Mike Zeck, Brian Bolland y otros tantos. Simon Bisley siempre tendrá para mí un lugar destacado