Pintura sobre plancha de metal reciclado

Dos ensayos de pinturas sobre planchas de acero inoxidable

A veces a los que nos gusta pintar y experimentar con otros soportes y materiales nos da por coger objetos de la calle. Acrílico y oleo sobre plancha de metal industrial reciclada encontrada en la calle.

Sinceramente, al principio cuando recogí de la calle estos objetos de metal pensé que me podrían servir, como así fue durante un tiempo, como meras paletas pictóricas para realizar las mezclas de color para otras pinturas; e incluso para realizar mezclas de pigmento con a mano con las cargas y con el aceite de linaza. Como digo este era mi principal objetivo con esas planchas viejas de metal, y no pintar sobre ellas. Pero bueno, el artista es curioso por naturaleza y no tiene miedo a meter la pata y a equivocarse.

Un poco de contexto histórico

La pintura al óleo se conoce desde la Edad Media y solía aplicarse en combinación con la pintura al temple o al fresco. Esto se debía a su lento proceso de secado, que se aceleraba un poco cuando se combinaba con otros materiales como el temple o el gouache. Se solía utilizar para retocar los detalles de los grandes paneles realizados a toda velocidad sobre yeso fresco.

La gran innovación llegó en la época de los primitivos flamencos, que revolucionaron esta técnica con sus investigaciones. Los descubrimientos tuvieron mucho que ver con el desarrollo de la alquimia, que dio lugar a las ciencias químicas modernas.

El avance consistió en combinar los aceites, que literalmente significa óleos, no sólo con pigmentos minerales que aportan el colorido, sino también con productos secantes que aceleran el acabado. El más extendido era el aceite de linaza, aunque cada maestro y cada taller de pintura tenía su fórmula secreta que se transmitía oralmente de generación en generación.

Los efectos que permite la pintura al óleo son, por un lado, llevar a cabo una composición más lentamente que el fresco, que hay que terminar diariamente. Por otro lado, permite trabajar sobre un conjunto inacabado, en lugar de sobre zonas completadas en una sola sesión. La técnica permite el retoque, por lo que se puede variar la composición, el número de figuras, los colores, etc.

El detalle y la precisión aumentan con estos materiales. Y la profundidad de la escena aumenta por un efecto óptico, ya que el color permanece opaco bajo capas y capas de barnices translúcidos que aumentan la resistencia del cuadro al paso del tiempo.

La pintura al óleo puede utilizarse sobre diversos soportes, lo que apenas cambia su aspecto, pero sí la preparación del soporte. Los materiales más utilizados como soporte para la pintura al óleo son las tablas de madera, especialmente desarrolladas durante la pintura flamenca; el fresco, en el que se aplica yeso tras el secado para retocar los grandes fragmentos pintados a toda velocidad; el lienzo, el sistema más extendido desde el Barroco y prácticamente inalterado hasta nuestros días; y otros materiales como las chapas metálicas. El uso de hojalata, latón u otras aleaciones es una variante practicada a finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX. Durante el Manierismo y el Barroco se habían utilizado esporádicamente metales nobles como el oro y la plata, a veces también el bronce y el cobre, para aumentar el valor material y simbólico de la obra terminada.

A veces corresponden a experimentos particulares de un pintor, que no se llevaban a cabo generalmente porque no ofrecían garantías de durabilidad y mantenimiento. Uno de los pintores más famosos que cultivó este material fue el español Francisco de Goya, que alcanzó espléndidos logros técnicos.

La pintura sobre metales de oro y plata en los iconos medievales

En la pintura, el oro, y también otros metales como la plata y el estaño, se utilizan en forma de láminas muy finas que se adhieren a la superficie del soporte, convenientemente preparado.

Si visita las salas de arte medieval de los museos, especialmente la colección de arte gótico, observará la presencia constante de fondos dorados en los retablos. Si te fijas bien, verás que los fondos, aparentemente de oro liso, tienen un fino trabajo con decoraciones pintadas con laca transparente sobre las hojas de metal, pequeños ornamentos grabados en oro (punzonados) y también en relieve con dorado (incrustaciones).

Otras formas de pintura sobre metales

Además de la pintura sobre tablas doradas, también existía la pintura sobre metales en forma de láminas gruesas. Por ejemplo, durante el Barroco hubo pintores que realizaron algunas obras sobre láminas de cobre. El más famoso de ellos es quizás Rubens.

Las láminas de cobre se preparaban con una mezcla de aceite, plomo y ajo que permitía que la pintura se adhiriera a la lámina de forma duradera. De hecho, esta forma de pintura sobre metal tenía una ventaja sobre las demás en cuanto a la durabilidad. Los materiales utilizados en ella permitían que el aceite y la pintura se unieran.

La razón de que esto ocurra tiene que ver con las propiedades del ajo. Este ingrediente de la cocina era esencial para la pintura del Renacimiento y el Barroco, ya que se utilizaba en diversas técnicas al óleo. No sólo para pintar sobre metal.

Sobre las dos pinturas de ensayo realizadas en mi estudio:

Dimensiones:

60×50 cm cada plancha de metal

Las dos piezas están ejecutadas con colores al óleo directamente salidos del tubo y siendo mezclados y añadiendo un poco de aceite extra como aglutinante para poder tener mayor control sobre el material y que se adhiera con más fuerza a la superficie metálica.

Las dos pinturas están realizadas sin ninguna imprimatura previa, la pintura al ser aplicada de este modo se notaba con bastante agarre al soporte.

También pongo imágenes de las partes traseras de las planchas, las cuales me sirvieron de paleta para la mezcla de materiales y pigmentos durante varios meses.

Por supuesto, y como se puede observar, no limpiaba los restos, y así de esta manera, se pueden ver todos los sustratos de los materiales usados durante ese tiempo.

Tema de la pintura

Para mi el tema en este caso es lo de menos. Como solo tenía la intención de probar un nuevo soporte opté por un tema genérico de una parte superior de una figura humana, y sin modelo alguno de referencia. Necesitaba solo algo de fondo y figura, con su volumen: luces y sombras. Por eso lo esquemático de la pintura y su inacabado final.

img1 pintura sobre plancha de metal
img1 pintura sobre plancha de metal
img1 pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal
pintura sobre plancha de metal